OPTIMIST: EL JUGUETE CALLEJERO PROHIBIDO QUE SE CONVIRTIÓ EN EL GRAN BARCO PARA NIÑOS

OPTIMIST: EL JUGUETE CALLEJERO PROHIBIDO QUE SE CONVIRTIÓ EN EL GRAN BARCO PARA NIÑOS

El Monte Real Club de Yates de Baiona conmemora este fin de semana el medio siglo de la clase Optimist en Galicia y rescata la historia de este barco sencillo que, desde hace más de siete décadas, permite a los más pequeños adentrarse en el mundo de la vela

Clearwater (Florida, Estados Unidos), 1947. El alcalde de la ciudad, Clifford McKay, se da cuenta de la proliferación de niños que juegan por las calles a ‘regatear’ con cajas industriales de jabón a las que se le añaden velas fabricadas por ellos mismos. Debido a las molestias que ocasionan a los ciudadanos, McKay decide prohibir estos carros a vela, pero al mismo tiempo ofrece una alternativa: que el juego pase de tierra firme al agua. Se reúne con el diseñador de barcos Clark Mills y le propone convertir esas cajas de jabón en un barco para niños lo más barato posible. Nace así el Optimist, el primer barco de vela cangreja de un solo tripulante y uno de los veleros más populares del mundo.

El invento cuaja rápidamente entre la población, puesto que apenas basta un par de láminas de madera contrachapada para echarse al agua y son muchos los padres e hijos que construyen en sus garajes sus propios veleros a partir del diseño de Mills.

Unos años más tarde, en 1954, esta auténtica cáscara de nuez desembarca en el otro lado del Atlántico con las primeras unidades construidas en Europa, concretamente en Dinamarca. Ya en 1962 nace en Inglaterra la Optimist Class Racing Association y poco después se forma la Asociación Europea de Optimist. Hay que llegar a 1995 para que el Optimist sea aceptado como clase internacional.

[Foto: Optimist en la Manga del Mar Menor, en junio de 1971. | ARCHIVO DE CÉSAR CASQUEIRO]

Aunque los materiales con los que se construyen los Optimist evolucionan con el paso del tiempo, lo cierto es que tanto la forma de los Optimist como su filosofía siguen intactas siete décadas después: un barco sencillo que permite a los niños disfrutar del mar y de la vela.

En España, los primeros Optimist se construyen en Barcelona (La Industrial Velera Marsal), en Palma de Mallorca (los astilleros Copino y Darder), en Torrejón de Ardoz (Taylor Española) y en Galicia (Astilleros Lagos de Bouzas, Vigo). De aquí surge gran parte de las unidades, a imagen y semejanza de los veleros nacidos en Clearwater, que navegan a partir de 1970.

DE LA GÁNDARA, CLAVE EN GALICIA

Por aquel entonces, Pepe Gándara, padre del histórico navegante Javier de la Gándara, descubre este nuevo tipo de barcos en la revista estadounidense Popular Mechanics Magazine (distribuida en España bajo el nombre de Mecánica Popular), en la que se publican unos sencillos planos con los que, en principio, cualquier persona con algunas herramientas y un poco de maña, puede fabricarse su propio Optimist de madera.

Tras verlos ya construidos en Barcelona, Gándara decide llevarlos a Galicia. El primer Optimist que navega en aguas gallegas, en el año 68, es bautizado como “Don Andrés“, en honor a su hijo pequeño. Un año después, en la bahía baionesa (en la Escuela de La Foz que lidera Antonio Ruiz) ya hay 15 unidades de estos nuevos veleros, conocidos como los “Ferramentas“, porque los construye un carpintero de Ladeira conocido por ese nombre, con velas de nailon fabricadas en una empresa de toldos de Vigo.

[Foto: Pablo Vasconcelos, a bordo de ‘The Scotsman’, uno de los primeros Optimist en Galicia. | ARCHIVO DEL MRCYB]

Al principio, la flota solo navega en los meses de verano. Apenas un año después, ya con los Optimist asentados como pequeña flota en el Monte Real Club de Yates, se celebra el Primer Campeonato de Optimist de Galicia. A bordo del “Canario” y el “Tortuga”, los hermanos José y Javier de la Gándara resultan ganadores (primero y segundo respectivamente) de aquella primera edición, que se disputa los días 22 y 23 de agosto de 1970 bajo el nombre de “I Regatas regionales Optimist – Campeonato Gallego”. En total, son 17 jóvenes regatistas de la Escuela de Vela de La Foz, el Real Club Náutico de Sanxenxo, el Real Club Náutico de Vigo, el Club Náutico de Panxón y el propio Monte Real los que disputan varias pruebas en un campo triangular de recorrido olímpico.

La prensa de aquel entonces felicita al club baionés por “contribuir a crear numerosos jóvenes patrones que en el futuro van a constituir las dotaciones de los numerosos barcos de crucero con los que cuentan las unidades deportivas de la ría de Vigo”. Y así es. Porque aquellos niños son hoy algunos de los destacados regatistas que navegan en las rías gallegas.

Tanto la Federación Española de Vela como la Federación Gallega de Vela de la época ayudan a la consolidación de la clase en Galicia subvencionando la compra de numerosas unidades. El precio de los barcos pasan de las 3.000 pesetas (unos 18 euros) de los primeros “Ferramentas” a las 8.000 (unos 48 euros) y, ya a principio de la década de los 70, 10.000 pesetas (60 euros).

[Foto: Campeonato de Optimist en Panxón. MAGAR / ARCHIVO DE JAVIER DE LA GÁNDARA]

En otoño de 1971, solo un año después de la celebración del primer campeonato gallego de Optimist, en las competiciones de la clase en Baiona participan cerca de una treintena de unidades y no se tarda mucho tiempo más en superar los 60 optimist. En la actualidad, Galicia cuenta con unas 400 unidades, de las cuales unas 120 participan en competiciones oficiales.

Entre los jóvenes regatistas de aquellos primeros años estaban José, Ángel y Javier de la Gándara, Pablo Vasconcellos, Jaime Varela, Alberto Torné, Rodrigo Andrade, César Casqueiro, Fernando Yáñez, Genoveva Pereiro, Ignacio Retolaza, Alfonso Zulueta o Piluca Presa, entre otros muchos.

Ahora, del 22 al 24 de febrero de 2020 se celebra el 50º Campeonato Gallego de Optimist – Trofeo Baitra. En la bahía, 120 jóvenes regatistas, de entre 8 y 15 años y procedentes de clubes de toda Galicia, disputarán nueve regatas. Una ocasión inmejorable para rendir tributo al primer gran juguete de todo grumete.

Fuente:
https://www.expansion.com/

Anterior Antonio Saleta: «En mi primer viaje chocamos con un barco ruso»
Siguiente Buceadores contra el plástico en la ría

Autor

También podría gustarle

Noticias

El sector se vuelca con el Salón Náutico Internacional de Barcelona

Contenidos0.1 El Salón Náutico Internacional de Barcelona, que tendrá lugar del 12 al 16 de octubre en el Port Vell, reunirá la mayor y más variada oferta del sector de

Noticias

Los gallegos Támara Echegoyen y Iago López, con paso firme hacia la medalla mundial La pontevedresa es segunda a 2 puntos del oro y el sonense es tercero a 11

La pontevedresa es segunda a 2 puntos del oro y el sonense es tercero a 11 A falta de cuatro  regatas y la medal race, Galicia mantiene intactas sus opciones de

Noticias

Examen Teórico Patrón de Embarcaciones de Recreo PER

Examen teórico PER El examen se compondrá de 45 preguntas tipo test de formulación independiente entre sí, con cuatro posibles respuestas cada una. Siendo su duración máxima de 1 hora

0 Comentarios

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Esta Vacio!!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.